Conectividad para salvar vidas

El acceso a internet es considerado un derecho humano y es una herramienta que ha permitido que la población refugiada y migrante que ingresa al territorio nacional pueda acceder a información precisa para obtener orientación, asistencia humanitaria, refugio y demás servicios de atención y protección integral que ofrecen las agencias internacionales y la institucionalidad. Conscientes de la necesidad de comunicación, la OIM ha instalado un total de 52 puntos de Wifi, ubicados en los espacios de atención de las principales rutas de los refugiados y migrantes.

Nuestra meta es ampliarnos a 155 puntos distribuidos en el país para beneficiar a 50,000 personas en su tránsito.